Usamos cookies para mejorar y analizar las conexiones. Si continuas, aceptas su uso. Más información aquí.

Psicólogo infantil a domicilio


Cuántas veces te has preguntado: ¿por qué los niños al nacer no traen un libro de instrucciones bajo el brazo? ¿estaré haciéndolo bien? ¿qué sería lo correcto ahora?

Todos los padres lo hacéis lo mejor posible, eso sin duda, por más que uno crea que no lo está haciendo correctamente, cada uno cuenta con lo que sabe y con su mejor voluntad. Aun así, hay veces que unas pautas por parte de profesionales, ayudarían a crear rutinas con los más pequeños, a mejorar la convivencia con los jóvenes, o a crear estilos comunicativos que facilitasen el día a día.


Desde clínica Atenea presentamos un servicio pionero en la isla, pues ofrecemos la oportunidad de ir a tu casa. Desde casa, un profesional especializado, será capaz de captar las necesidades reales que hay, cosa que en una clínica o en un consultorio se escapan. Podrá ver si hay rutinas creadas, si los roles de cada integrante están de acuerdo a las posibilidades de cada uno, derechos y deberes, comunicación, normas, tolerancia y empatía, etc.

Así pues, pretendemos poner al alcance de todos, una persona especializada que analice la situación actual, plantee objetivos hacia el bienestar personal y común, y dé pautas en pro a éstos.

¿A quién va dirigido?

Es un servicio que dirigimos a dos sectores: infantil y juvenil.

Dentro del infantil, nos dirigimos a padres, familiares o tutores que tengan entre manos a niños y niñas de entre 1 y 12 años, focalizando nuestra actuación hacia el análisis y el asesoramiento para crear rutinas claras, establecer normas entre los integrantes de la familia e incluyendo a los más pequeños, estilos comunicativos que favorezcan el cumplimiento de dichas normas, adquisición de responsabilidades para crear autonomía en tareas asequibles para cada edad, gestión del momento “deberes y estudio”, dónde marcar los límites… y todo aquello que pueda resultar de cada caso, pues cada familia es única, y analizamos y trabajamos desde una perspectiva multidisciplinar para llegar a todas las necesidades.

Dentro del área juvenil, estaríamos ante casos de jóvenes y adolescentes, normalmente de los 12 a los 18 años, donde la demanda suele estar más dirigida a lo conductual; reeducación de estilos comunicativos agresivos, reconducción de conductas desadaptativas focalizadas hacia la familia o hacia otro área de su vida (académica, amistades…), análisis de las efectos que tienen los propios actos y establecimiento de consecuencias que se deriven directamente de una actuación adecuada o incorrecta, y desarrollo de habilidades que favorezcan al crecimiento personal y social: autoconocimiento, empatía, tolerancia, autonomía, autocontrol y toma de decisiones.


¿Por qué a domicilio y no en un consultorio?

Como hemos comentado antes, dentro de casa es donde sale la realidad de cada situación. Es donde los niños son ellos mismos, donde la relación con la familia está más normalizada y menos inhibida, y es el lugar donde directamente hay que actuar. Y en el caso de los jóvenes sucede lo mismo, puesto que en la calle o bajo la mirada de expertos pueden ser de una forma pero el rol que ya tienen adquirido en su casa, difícilmente lo van a poder ocultar.

Además, la practicidad que nos da a los profesionales poder observar directamente la problemática, evita interpretaciones subjetivas de quien lo explica y confusiones de quien lo escucha, puesto que vivenciamos directamente las situaciones que queremos trabajar y mejorar.


¿Cómo trabajamos?

El primer paso es conocernos: una primera entrevista en la clínica para plantear la situación que te rodea y la demanda específica. A partir de aquí, el profesional realizará una propuesta, estableciendo qué días puede ir al domicilio para hacer la tarea de observación directa y cuántos días serán necesarios, según las edades, la demanda y las necesidades de cada caso.

Una vez hecha la tarea de análisis de necesidades reales y vista la problemática sobre la que se desea trabajar, se plantearán los objetivos a los adultos, se darán pautas concretas a cada situación y, una vez consensuado el orden de actuación y adquirido el compromiso de trabajarlo, se expondrán a los más pequeños. Se pactarán normas de convivencia, rutinas, normas, consecuencias… y se darán pautas también a los más pequeños para seguirlas.

El profesional establecerá un tiempo de trabajo autónomo familiar, según la complejidad de cada caso y la cantidad de objetivos, y se fijará otra sesión de observación y seguimiento para valorar la evolución de lo planteado.

A partir de este punto cada caso es individual y distinto, pues se podrá dar por finalizado el servicio si todos los objetivos se han llevado a término, o se plantearán nuevas sesiones para acordar nuevos hitos de trabajo y pautas a seguir.


Si crees que podemos ayudarte acudiendo a casa y acompañándote en el día a día, ponte en contacto con nosotros y analizaremos juntos la mejor forma de hacerlo.


Escríbenos

Pidenos una cita ahora o envianos tus dudas a través del siguiente formulario. Nos pondremos en contacto contigo para confirmarte el horario o para resolver tus consultas.