Usamos cookies para mejorar y analizar las conexiones. Si continuas, aceptas su uso. Más información aquí.

Habilidades sociales y asertividad


¿Qué son las habilidades sociales y la asertividad?

Los seres humanos somos sociales por naturaleza y por ello, necesitamos establecer relaciones personales con otras personas. Estas relaciones son una fuente de bienestar, afecto y apoyo necesario en mayor o en menor medida para todas las personas, ya que nos permiten vincularnos y satisfacer nuestras necesidades de apego, nos devuelven una imagen de nosotros mismos y son necesarias para desarrollarnos en todos los niveles de nuestra vida.

Uno de los problemas con el que nos podemos encontrar, es con dificultades para establecer o mantener estas relaciones sociales, ya sea por falta de habilidades sociales, dificultades en ellas o un estilo comunicativo inadecuado, es decir, un estilo pasivo y/ o agresivo.

Las habilidades sociales son un conjunto de capacidades con las que la persona expresa sus sentimientos, deseos, opiniones y necesidades a los demás y que se pueden aprender y mejorar a lo largo de la vida y están mediadas por factores personales y del entorno. Estas habilidades están muy relacionadas con la asertividad.

Cuando hablamos de asertividad, hablamos de ser capaz de expresar los propios pensamientos, sentimientos y deseos pensando que la/s persona/s a quién/es se le/s expresa tiene/n los mismos derechos, sin agredir a nadie y respetándose a uno mismo y a los demás. Se trata de no tener un comportamiento ni pasivo ni agresivo, sino buscar un equilibro y punto medio. Con ello, se consigue una mayor adaptación ante situaciones en las que hay conflicto de opiniones e intereses.

¿Qué indicadores pueden señalar dificultades en las habilidades sociales?

  • Establecimiento de relaciones superficiales, sin confianza.
  • Miedo al conflicto y evitación de éste.
  • Excesiva timidez o temor a la evaluación negativa.
  • Incapacidad para decir “NO” y poner límites a los demás, o ponerlos de manera agresiva.
  • Miedo a que le hagan daño.
  • Evitación de iniciar o mantener conversaciones.
  • Evitación de situaciones sociales.
  • No expresión de las propias necesidades o hacerlo de manera agresiva.
  • Dejar que los demás se salgan siempre con la suya aunque no se esté de acuerdo.
  • Imponer los propios deseos y opiniones sin tener en cuenta a los demás.

Todo ello puede provocar en la persona ansiedad, tristeza, miedo, dificultad para establecer relaciones sociales y mantenerlas y sentimiento de rechazo e incluso aislamiento entre otros.

¿Se puede trabajar para adquirir o mejorar las habilidades sociales?

La respuesta es sí. En terapia se trabaja por entender qué son las habilidades sociales, en qué influyen en nuestro día a día, aprender técnicas para adquirir un modo de relacionarse más asertivo, estrategias para expresar las propias opiniones, deseos, peticiones y saber decir “no”, identificar las propias emociones y las de los demás desde la empatía, modificación de creencias y pensamientos erróneos, adquirir las habilidades necesarias para establecer relaciones positivas, técnicas de autocontrol y resolución de problemas entre otros.

Si te sientes identificado con estas dificultades y crees que necesitas ayuda, o conoces a alguien que pueda estar sintiéndose así, no dudes en ponerte en contacto con el equipo profesional de Atenea – Clínica de Psicología para que podamos ayudarte.

Escríbenos

Pidenos una cita ahora o envianos tus dudas a través del siguiente formulario. Nos pondremos en contacto contigo para confirmarte el horario o para resolver tus consultas.