Usamos cookies para mejorar y analizar las conexiones. Si continuas, aceptas su uso. Más información aquí.

Trastorno específico del aprendizaje


¿Qué es el Trastorno Especifico del Aprendizaje?

Es la dificultad que interfiere significativamente en el rendimiento académico, dificultando su progreso y el logro de los planes educativos. Los más habituales son de la lectura (dislexia), escritura (disgrafía) y cálculo (discalculia) y es importante diferenciarlo de los Trastornos Generalizados del Desarrollo, pues se delimitan únicamente a estas tres áreas, no tanto en conducta, comunicación, cognición, socioemocional, etc.

¿Qué características tiene?

Existen diferentes grados de afectación, así como diferentes áreas donde puede interferir; afectando a la lectura, a la escritura o a las matemáticas.

Habitualmente son chicos y chicas con dificultades para recibir, procesar, analizar y/o almacenar información, lo que se traduce en dificultades para leer, escribir, deletrear o resolver problemas.

Estudios demuestran que no está relacionado con la inteligencia, la motivación y capacidad de aprendizaje. Son déficits específicos que, si no son tratados, afectan al aprendizaje en general y le llevan a experiencias negativas que acabe afectando a su motivación y autoestima.


¿Qué dice el DSM-V sobre el TEA?

Según el DSM-V, los criterios diagnósticos son:

A. Dificultad en el aprendizaje y en la utilización de las aptitudes académicas, evidenciado por la presencia de al menos uno de los siguientes síntomas que han persistido por lo menos durante 6 meses, a pesar de intervenciones dirigidas a estas dificultades:

  • 1. Lectura de palabras imprecisa o lenta y con esfuerzo (p. ej.,lee palabras sueltas en voz alta incorrectamente o con lentitud y vacilación, con frecuencia adivina palabras, dificultad para expresar bien las palabras).
  • 2. Dificultad para comprender el significado de lo que lee (p.ej., puede leer un texto con precisión pero no comprende la oración, las relaciones, las inferencias o el sentido profundo de lo que lee).
  • 3. Dificultades ortográficas (p. ej., puede añadir, omitir o sustituir vocales o consonantes).
  • 4. Dificultades con la expresión escrita (p. ej., hace múltiples errores gramaticales o de puntuación en un oración; organiza mal el párrafo; la expresión escrita de ideas no es clara).
  • 5. Dificultades para dominar el sentido numérico, los datos numéricos o el cálculo (p. ej., comprende mal los números, su magnitud y sus relaciones; cuenta con los dedos para sumar números de un solo dígito en lugar de recordar la operación matemática como hacen sus iguales; se pierde en el cálculo aritmético y puede intercambiar los procedimientos).
  • 6. Dificultades con el razonamiento matemático (p. ej., tiene gran dificultad para aplicar los conceptos, hechos u operaciones matemáticas para resolver problemas cuantitativos).

B. Las aptitudes académicas afectadas están sustancialmente y en grado cuantificable por debajo de lo esperado para la edad cronológica del individuo, e interfieren significativamente con el rendimiento académico o laboral, o con actividades de la vida cotidiana, que se confirman con medidas (pruebas) estandarizadas administradas individualmente y una evaluación clínica integral. En individuos de 17 y más años, la historia documentada de las dificultades del aprendizaje se puede sustituir por la evaluación estandarizada.

C. Las dificultades de aprendizaje comienzan en la edad escolar pero pueden no manifestarse totalmente hasta que las demandas de las aptitudes académicas afectadas superan las capacidades limitadas del individuo (p. ej., en exámenes programados, la lectura o escritura de informes complejos y largos para una fecha límite inaplazable, tareas académicas excesivamente pesadas).

D. Las dificultades de aprendizaje no se explican mejor por discapacidades intelectuales, trastornos visuales o auditivos no corregidos, otros trastornos mentales o neurológicos, adversidad psicosocial, falta de dominio en el lenguaje de instrucción académica o directrices educativas inadecuadas.

Nota: Se han de cumplir los cuatro criterios diagnósticos basándose en una síntesis clínica de la historia del individuo (del desarrollo, médica, familiar, educativa), informes escolares y evaluación psicoeducativa.


¿Cómo trabajamos?

Cuando se da un Trastorno Específico del Aprendizaje, detectándolo de forma precoz se puede trabajar a través de reeducación psicopedagógica y pudiendo obtener muy buenos resultados a través de la adquisición de técnicas individualizadas. Por el contrario, la no detección puede generar un retraso escolar importante y repercutir negativamente en el desarrollo de la persona.

Nos centramos, pues, en reeducar al chico para que adquiera herramientas y pueda desarrollarse académicamente, aprovechando sus puntos fuertes y abordando desde otra perspectiva sus puntos débiles. Para esto, se realizan sesiones individuales con un experto en dificultades de aprendizaje. 

Además, es importante el asesoramiento en las familias y escuelas, puesto que el trabajo conjunto será importante para conocer las dificultades específicas de cada niño o joven, así como crear adaptaciones metodológicas o curriculares, si hiciera falta.

Si identificas a alguien con lo que aquí hemos descrito, ponte en contacto con nosotros para que te informemos y busquemos qué tipo de intervención puede ir mejor y ponernos a trabajar.


Trastorno específico del aprendizaje
Valoración 5/5
Basado en 36 comentarios de pacientes

Escríbenos

Pidenos una cita ahora o envianos tus dudas a través del siguiente formulario. Nos pondremos en contacto contigo para confirmarte el horario o para resolver tus consultas.