Usamos cookies para mejorar y analizar las conexiones. Si continuas, aceptas su uso. Más información aquí.

Me siento solo estando rodeado de personas que me quieren

Me siento solo estando rodeado de personas que me quieren

Me siento solo estando rodeado de personas que me quieren


Los seres humanos somos seres sociales por naturaleza, lo que implica que necesitamos del contacto y la relación con las demás personas debido a que las relaciones interpersonales nos aportan seguridad, confianza y bienestar, aspectos que contribuyen al bienestar psicológico. Sin embargo, en algún momento de nuestras vidas, todos hemos experimentado el sentimiento de soledad, incluso a pesar de estar rodeados de personas que nos quieren y están a nuestro lado.


¿Qué significa sentirse solo?

Cuando hablamos de soledad, la tendencia es pensar que va asociada a la falta de contacto con otras personas, pero lo cierto es que podemos sentirnos solos incluso estando rodeados de muchas personas. Esto es debido a que el sentimiento de soledad está relacionado con un estado mental vinculado a sentimientos de tristeza, inseguridad e incomprensión que se pueden dar cuando uno siente que las personas por las que estamos acompañados no nos entienden y no comparten nuestros valores, deseos y preferencias. Es en este momento cuando aparecen los sentimientos de soledad, desamparo, frustración, indefensión y tristeza.

Algunos de los momentos también de nuestras vidas en los que puede aparecer este sentimiento son ante la pérdida de un ser querido por fallecimiento, por ruptura, por falta de mayor intimidad con la familia/ amigos o por falta de familia/ amigos.

El riesgo de tener este sentimiento mantenido en el tiempo sin cambiar nada, es que puede dañar la propia autoestima y hacer que entremos en un círculo vicioso dónde empiezan a entrar en juego el desinterés por salir, por relacionarse y conocer gente nueva, por cuidar las relaciones interpersonales que ya se tienen y por las actividades del día a día con las que antes se disfrutaba, es decir, se puede caer en el aislamiento. Este círculo vicioso puede llevar finalmente a una depresión.


¿Qué debo hacer si me siento solo?

En primer lugar, explora qué significa para ti la soledad. La soledad también es positiva si va acompañada de una buena autoestima y una actitud resolutiva, ya que los momentos de soledad son los que nos permiten tener más tiempo para redescubrirnos, valorar nuestros deseos, cuestionar qué rumbo queremos tomar y es una oportunidad para conectar con nosotros mismos, nuestras necesidades y nuestras emociones.

Observa tu sentimiento de soledad y hazte estas preguntas: ¿cuándo aparece?, ¿con qué frecuencia?, ¿es en todos los escenarios de tu día a día?, ¿qué emoción es la que te aparece? Respondiendo a estas preguntas, lo que se pretende es que puedas valorar si este sentimiento se debe a falta de contacto con otras personas, falta de intimidad y calidad con las relaciones interpersonales que ya tienes o simplemente que en tu vida ha habido un cambio importante y es necesario que vuelvas a empezar a construirla. Una vez hallada la respuesta, se trata de replantear el escenario y la situación, trabajar los pensamientos asociados y actuar.

Es frecuente que cuando nos sentimos tristes por este sentimiento de soledad aparezcan pensamientos bastante negativos sobre nosotros mismos y que éstos interfieran en nuestro día a día y en nuestras relaciones personales. Algunos ejemplos de estos pensamientos son “no voy a ser capaz de aportar nada a esta persona”; “no le caigo bien a nadie”, “para qué molestarme e implicarme si me va a abandonar”,… Ante este tipo de pensamientos, es importante que te des la oportunidad de cuestionarlos y desafiarlos, ya que aparecen en un contexto de inestabilidad emocional y es interesante intentar replantearlos de una manera más positiva. Por ejemplo: “me estoy sintiendo solo, quizás lo que necesito es conocer gente nueva”, “me estoy sintiendo solo aunque tenga amigos, quizás es que me apetece avanzar un poco más en la calidad de esta relación y que sea todavía más cercana e íntima”, “hace un año que vivo en esta ciudad y no he conseguido hacer amigos, apuntarme a alguna actividad podría ayudarme a conocer a personas con intereses comunes”. 

En definitiva, cuando antes mencionamos la actitud resolutiva, nos referimos a una actitud proactiva, es importante que dediques parte de tu tiempo y esfuerzo a cuidar relaciones que sean importantes para ti y a crear otros nuevos vínculos, y si puede ser, con personas con las que consideres que puedes compartir gustos y aficiones. Una estrategia que te recomendamos para poder empezar y que pueda resultarte más fácil, es buscar actividades de ocio o cursos que sean de tu agrado y que te permitan conocer a otras personas que también estén en ellas o que con las personas que ya tienes una relación estrecha, te permitas ser sincero y pedir lo que necesitas.


Si te sientes identificado o identificada con este sentimiento y crees que te está costando poder salir de este círculo vicioso, un profesional puede ayudarte y acompañarte en este proceso para volver a sentir que tienes relaciones de calidad. En la Clínica Atenea estamos dispuestos a ayudarte.


Servicios relacionados

Baja autoestima

Baja autoestima

Tener una buena percepción de uno mismo es imprescindible para una buena salud mental y física

Depresión

Depresión

Volverás a sonreír. Un gran profesional te ayudará a conseguirlo

Habilidades sociales y asertividad

Habilidades sociales y asertividad

Somos sociales por naturaleza y por ello, necesitamos establecer relaciones personales con otras personas

Psicólogo en Palma

Psicólogo en Palma

Descubrimos la manera para elegir la mejor opción para acudir a un psicólogo en Palma

Escríbenos

Pídenos una cita ahora o envianos tus dudas a través del siguiente formulario. Nos pondremos en contacto contigo para confirmarte el horario o para resolver tus consultas.