Usamos cookies para mejorar y analizar las conexiones. Si continuas, aceptas su uso. Más información aquí.

El estrés y el sistema inmune

El estrés y el sistema inmune

El estrés y el sistema inmune


El estrés es un problema habitual en nuestra sociedad. Te contamos como puede afectar a tu cuerpo


El estrés es una respuesta adaptativa de nuestro cuerpo a un entorno demandante, el cual nos permite sobrevivir. Pese a ser altamente adaptativa si se presenta durante periodos largos de tiempo el organismo se verá dañado.

A la hora de diferenciar el concepto de la ansiedad y el de estrés tenemos que tener en cuenta que la ansiedad corresponde al desorden psicofisiológico que se experimenta ante una situación potencialmente amenazante, mientras que el estrés aparece ante una situación realmente amenazable. 

La respuesta de ansiedad suele ser exagerada o anticipatoria de una situación amenazante. El estrés es respuesta a una situación real.

Tipos de estresores existentes.

El estrés pese a ser una respuesta adaptativa ante una situación potencialmente peligrosa o dañina para el organismo, existen variables y factores que influyen en dicha respuesta, haciéndola más efectiva o intensa:

  • Temperamento: el temperamento hace referencia al carácter de cada persona. Si una persona es más tranquila, se enfrentará a situaciones de estrés de una forma mas relajada, esto le permitirá obtener mayor beneficio y aumentar el proceso adaptativo de la respuesta. 
  • Apoyo familiar y social: Si un sujeto se ve apoyado social o familiarmente la intensidad a la que va a responder a la situaciones estresantes será menor.
  • Edad: la edad produce cambios de rol y de prioridades. Dejamos de darle importancia a situaciones que antes nos podían producir estrés. Por lo tanto, la edad disminuye la probabilidad de estresarnos ante todas las situaciones.
  • Locus de control: las personas que presentan un locus de control interno, son capaces de enfrentarse a las situaciones de estrés de una forma mas tranquila y pausada.

La forma de enfrentarnos a las situaciones o temores, disminuye las consecuencias negativas del estrés. Ya que, lo vuelve mas adaptativo y podemos extraer mas beneficios. 

El Síndrome de Burn-out fue descrito en 1974 por el psiquiatra Freudemberg. Observó que los trabajadores de una clínica de desintoxicación, con el paso del tiempo, empezaron a presentar agotamiento, síntomas de ansiedad y de depresión, desmotivación y agresividad hacia los pacientes. 

La definición mas extendida es la de Maslach y Jackson, que señalan que “Una respuesta inadecuada a un estrés laboral con implicaciones emocionales, de carácter crónico, y cuyos rasgos principales son el agotamiento físico y psicológico, la actitud fría o despersonalizada hacia los demandantes del servicio, y el sentimiento de fracaso en lo que se esta realizando por parte del trabajador”. Por lo tanto, el síndrome de Burn-out se define como una respuesta al estrés laboral crónico, unido a las actitudes y sentimientos negativos hacia las personas con las que trabajas, y hacia el rol del propio profesional.

Este síndrome surge cuando cuando el profesional: 

  • Se siente defraudado porque no ve las cumplidas ni cubiertas las expectativas que tenia de su trabajo. 
  • Los esfuerzos que realiza no se corresponden con la satisfacción o los resultados obtenidos. 
  • No hay reconocimiento de este esfuerzo y trabajo realizado.
  • Falta de formación y de información sobre las tareas que se deben realizar. 
  • No puede poner en practica sus ideas. 
  • Se tiene la sensación de que por mucho que se haga nunca es suficiente. 

Los trabajadores que presentan este cuadro pueden desarrollar diferentes síntomas físicos como: 

  • Fatiga crónica.
  • Dolores de cabeza. 
  • Dolores articulares.
  • Insomnio.
  • Pérdida de peso.
  • Úlceras y trastornos gastrointestinales.

El Trastorno Adaptativo, por el contrario, se caracteriza por presentar síntomas emocionales o comportamentales en respuesta a un estresor identificable dentro de los tres meses siguientes a la presencia del estresor. Son pacientes que:

  • Han sufrido un descenso relevante en el rendimiento en la escuela, en el trabajo y/o relaciones sociales. 
  • Para paliar sus síntomas pueden llegar a consumir distintos tipos de sustancias. 
  • Suelen presentar quejas corporales de distinta índole.
  • Hiposomnia nocturna y somnolencia diurna. 
  • Presentan escaso apetito y suelen descender de peso.
  • Son personas que se sienten irritables y susceptibles.
  • Presentan conductas extravagantes.
  • Se retraen socialmente.
  • Pueden llegar a atentar contra su propia vida.
  • Pueden emplear el mecanismo de regresión para enfrentarse a su estado emocional.

La diferencia clave entre el síndrome de Burn-out y el Trastorno Adaptativo es que el primero aparece como consecuencia de una serie de factores que están relacionados directamente con su puesto de trabajo, o escuela. Por el contrario, el Trastorno Adaptativo posee un estresor identificable 

Judith Rodríguez, Psicóloga

Directora de la Clínica Atenea


Servicios relacionados

Ansiedad

Ansiedad

Es posible vivir con calma y serenidad. Podemos guiarte para que lo logres.

Depresión

Depresión

Volverás a sonreír. Un gran profesional te ayudará a conseguirlo

Mindfulness

Mindfulness

Se puede vivir con conciencia plena, sin rechazar las cosas que nos pasan y aceptando las situaciones tal y como se presentan.

Psicólogo on-line

Psicólogo on-line

La mejor forma de disponer de asistencia psicológica desde cualquier lugar y en cualquier momento

Estrés Postraumático

Estrés Postraumático

Las experiencias traumáticas pueden llegar a superarse. Anímate a intentarlo.

Trastornos psicosomaticos

Trastornos psicosomaticos

Cuando tu mente afecta negativamente a tu cuerpo

Escríbenos

Pídenos una cita ahora o envianos tus dudas a través del siguiente formulario. Nos pondremos en contacto contigo para confirmarte el horario o para resolver tus consultas.