Usamos cookies para mejorar y analizar las conexiones. Si continuas, aceptas su uso. Más información aquí.

Ejercicio y bienestar psicológico

Ejercicio y bienestar psicológico

Ejercicio y bienestar psicológico


Son muchos los estudios que defienden cada vez más la multitud de ventajas que el ejercicio físico tiene no solo sobre la salud física, sino también la salud mental o psicológica. ¿Te atreves a descubrirlos?


Son muchos los estudios que defienden cada vez más la multitud de ventajas que el ejercicio físico tiene no solo sobre la salud física, sino también la salud mental o psicológica. 

Realizar actividades y ejercicio físico no siempre es fácil cuando no disponemos de mucho tiempo y tenemos multitudes de demandas que satisfacer a diario. Mantener una rutina, unos hábitos de alimentación y sueño saludables así como practicar ejercicio a diario es muy beneficioso y totalmente recomendable para el propio bienestar.

Beneficios del ejercicio físico sobre la salud mental:

Mejora el estado de ánimo y reduce los niveles de estrés: 

El ejercicio físico ayuda a incrementar los niveles de noradrenalina y serotonina, neurotransmisores que ayudan a mantener un óptimo estado de ánimo de forma natural. También está relacionado con la diminución de los niveles del cortisol, hormona relacionada con el estrés y es una manera natural y sana de liberar el exceso de adrenalina, sustancia que el cuerpo genera en situaciones de estrés. Además, cuando hacemos ejercicio, disminuyen las tensiones neuromusculares que afectan a las hormonas del estrés y se estabiliza el pulso cardíaco, el cual regula la ansiedad. Finalmente, el ejercicio físico permite la distracción y la concentración en la actividad que se esté realizando, dificultando así los pensamientos continuos sobre preocupaciones que puedan producir estrés.

Mejora la conciliación y calidad del sueño:

Numerosos estudios han demostrado que practicar de forma regular ejercicio físico facilita conciliar el sueño y mantenerlo durante toda la noche. Todo ello ayuda a que se pueda afrontar el día con más energía. Sin embargo, es recomendable no hacer ejercicio justo antes de ir a dormir, ya que en los primeros momentos incrementa el nivel de energía y activación del cuerpo.

Mejora de la autoimagen y autoestima: 

Realizar ejercicio físico genera una serie de cambios positivos en nuestro organismo que podemos apreciar no solo nosotros mismos sino también los demás. Nos vemos más sanos y eso nos ayuda a valorarnos de manera más positiva, lo cual influye en la manera de relacionarnos con los demás, mostrándonos más seguros de nosotros mismos. Además, el hecho de mantener una rutina constante y alcanzar metas preestablecidas provoca en uno mismo una imagen de capacidad de perseverar, luchar y superarse que puede extrapolar a otros ámbitos de la vida. 

Ayuda a manejar las emociones desagradables

como la ira, canalizándolas de una manera saludable.

Previene y/ o disminuye el riesgo de enfermedades: 

El ejercicio físico estimula el sistema inmunológico facilitando su propia regeneración y eliminando las sustancias perjudiciales del organismo, disminuyendo así el riesgo de padecer enfermedades como hipertensión, diabetes, obesidad y cáncer de colon entre otras.

Además, la actividad física mejora la función cognitiva como veremos a continuación reduciendo así el riesgo de padecer demencias como el Alzheimer.

Ayuda a disminuir el dolor en las enfermedades crónicas: 

El ejercicio físico estimula la glándula pituitaria, la cual produce endorfinas, neurotransmisores que ayudan a regular el dolor y la sensación de bienestar.

Mejora y mantiene las funciones cognitivas: 

Numerosos estudios defienden que el ejercicio físico está relacionado con una mejora importante en los procesos cognitivos como la planificación, memoria a corto plazo, realización de múltiples tareas, resolución de problemas y la atención. Además, al ser su realización incompatible con los pensamientos y preocupaciones debido a que hay que concentrarse en el ejercicio en sí, y éste conlleva un incremento del flujo sanguíneo y por tanto de oxígeno al cerebro, aparecen con más facilidad nuevas ideas, por lo que la creatividad se puede ver aumentada.

Facilita la socialización:

El ejercicio físico es una actividad que practican muchas personas, en la mayoría de casos en forma de hobby. Todo ello conlleva tener aspectos en común con otras personas, poder practicar deportes que implican un trabajo en equipo y un lugar dónde sentirse cómodo y poder descargar las tensiones de manera sana y compartir actividades agradables con los demás.


Disminuye el síndrome de abstinencia y ayuda en el tratamiento contra una adicción:

En caso de tener alguna adicción a sustancias, practicar ejercicio físico genera endorfinas que producen la sensación de placer y que hacen menos necesario la búsqueda de éste a través del consumo, así como su práctica es incompatible con el consumo y enlentece la aparición del deseo de consumir.

Recomendaciones de cómo beneficiarse del ejercicio físico:

  • Cualquier actividad física es beneficiosa para la salud, por corta que sea su duración e intensidad.
  • Adquirir un estilo de vida más saludable en los hábitos diarios es ya el primer paso: poner atención a las horas en las que nos despertamos y dormimos, tomar las escaleras y no el ascensor, ir andando a los lugares si es posible, dar paseos, vigilar hábitos perjudiciales como el consumo de tabaco o alcohol y mantener una alimentación saludable entre otros.
  • Según los estudios 20-30 minutos de actividad física al día es suficiente para notar una mejoría. En general, la práctica de ejercicio o actividad física recomendable es de entre 30 y 60 minutos diarios entre tres y cinco veces a la semana.
  • Para adquirir una rutina, la/s actividad/es física/s que se elijan tienen que resultar placenteras, de tal manera que uno se sienta motivado a realizarlas de forma habitual.
  • Si no tienes un hábito, aumenta 5 minutos al día empezando por dos o tres veces por semana para ir adquiriendo una rutina.
  • El ejercicio físico debe practicarse con moderación y unas expectativas realistas. Como dice el dicho, los excesos nunca son buenos, y un exceso de ejercicio físico puede resultar perjudicial, ya que generar grandes cantidades de dopamina y endorfinas al hacer excesivo ejercicio físico puede llegar a resultar adictivo, necesitando cada vez mayores cantidades de ejercicio para sentirse bien.

Después de este blog esperamos que te animes a mantener unos hábitos saludables y mantengas una rutina con ejercicio físico o en caso de no tenerla, te animes a integrarla en tu día a día. Recuerda, realizar ejercicio físico no solo es invertir en tu salud física sino también en tu salud mental.


Servicios relacionados

Ansiedad

Ansiedad

Es posible vivir con calma y serenidad. Podemos guiarte para que lo logres.

Depresión

Depresión

Volverás a sonreír. Un gran profesional te ayudará a conseguirlo

Insomnio

Insomnio

Recupera un sueño reparador que te permita estar descansado durante el día.

Psicólogo on-line

Psicólogo on-line

Usando las nuevas tecnologías, podemos llegar a donde tú estés

Escríbenos

Pidenos una cita ahora o envianos tus dudas a través del siguiente formulario. Nos pondremos en contacto contigo para confirmarte el horario o para resolver tus consultas.