Usamos cookies para mejorar y analizar las conexiones. Si continuas, aceptas su uso. Más información aquí.

¿Cuándo pedir ayuda psicológica?

¿Cuándo pedir ayuda psicológica?

¿Cuándo pedir ayuda psicológica?


¿el psicólogo será capaz de ayudarme?; ¿estoy receptivo o preparado para ir?; ¿lo mío tendrá solución?; ¿tengo que notar alguna señal de alarma que me avise de que estoy muy mal y tengo que ir al psicólogo?; ¿para qué sirve el psicólogo, solo puedo ir cuando tengo un problema o también para valorar si hay algo en lo que puedo mejorar?


En algún momento de nuestras vidas todos hemos vivido y vivimos circunstancias y experiencias que nos han desbordado o nos desbordan a nivel emocional. La decisión de acudir a un psicólogo suele ser el resultado de un largo período de tiempo donde hay sensación o vivencia de que las cosas “no van bien” y el malestar está presente en casi o en todas las áreas de nuestra vida.
Es entonces cuando pueden aparecer preguntas del tipo ¿el psicólogo será capaz de ayudarme?; ¿estoy receptivo o preparado para ir?; ¿lo mío tendrá solución?; ¿tengo que notar alguna señal de alarma que me avise de que estoy muy mal y tengo que ir al psicólogo?; ¿para qué sirve el psicólogo, solo puedo ir cuando tengo un problema o también para valorar si hay algo en lo que puedo mejorar?

¿Cuándo pedir ayuda psicológica?

La vida está llena de momentos muy buenos, buenos, alegres, divertidos y también de retos, complicaciones y momentos de descontrol e incertidumbre, por lo que hay una gran variedad de situaciones en las que uno se puede ver sobrepasado y que esto repercuta en su día a día. En estos casos, la implicación emocional suele ser alta y puede que nos sintamos bloqueados o incapaces de encontrar una salida o superarlo solos, y es entonces, cuando valorar la ayuda externa puede ser una opción. Es importante destacar que no todas las situaciones afectan de la misma manera a todas las personas, ni se afrontan igual ni pueden gestionarse igual.
Sin embargo, no para todos es fácil pedir ayuda externa cuando se sienten desbordados, y más ayuda psicológica, ya que hoy en día, sigue habiendo muchas ideas erróneas y prejuicios de lo que es ésta. 
La respuesta entonces a la pregunta de cuándo es importante pedir ayuda, es clara, cuando notes que la situación que estás viviendo o los problemas te están afectando en tu día a día o en algunas áreas de tu vida y no te sientas capaz de afrontarlos, o cuando lo que te fue bien en el pasado ahora no funciona y no hayas los recursos necesarios. Sin embargo, hay otro aspecto clave en la respuesta, y es que hay que pedir ayuda psicológica cuando te sientas preparado o preparada, cuando te apetezca, cuando sientas que quieres dar una oportunidad a abrir otra puerta haya o no miedo a hacerlo, el protagonista de tu vida eres tú mismo o misma, y por tanto, es importante que, aunque con ayuda, te responsabilices de ello. 
El psicólogo puede ayudarte a embarcarte en un proceso para identificar el origen del problema, encontrar o potenciar tus recursos y habilidades y a gestionar y disminuir el malestar que puedas tener. Ir al psicólogo en ningún caso es sinónimo de ser débil, sino un gesto de valentía con el que reconoces una dificultad y quieres hallar como solucionarla y hacerlo.

Te dejamos aquí algunas situaciones habituales en consulta y en las que te recomendamos pedir ayuda psicológica:

Me siento desbordado o desbordada por mis emociones o tengo cambios injustificados de humor.

En muchas ocasiones, es común que haya personas que vivan algunas emociones o la mezcla de éstas como algo negativo, cuando la realidad, es que si las tenemos, es para ayudarnos. Todas las emociones que podemos sentir tienen una función concreta que nos ayuda a afrontar, valorar, tomar decisiones y gestionar nuestro día a día y lo que vamos viviendo en nuestra vida. ¿Cuándo está el problema? Cuando identificamos y vivimos estas emociones como malas, son muy intensas, demasiado frecuentes o duraderas en el tiempo. Un ejemplo habitual, es vivir la tristeza o la rabia como algo malo, y normalmente, en lo que se necesita ayuda, es en la capacidad de gestionar este torrente de emociones y canalizarlas.
En muchos casos la sensación frecuente es la de no tener control de lo que nos ocurre, y que hagamos lo que hagamos, nada nos sale bien ni podemos cambiar nada. 

Siento ansiedad continua, a veces sé por qué, pero otras no.

La ansiedad, igual que el miedo, tristeza o alegría, son emociones básicas y muy valiosas para nuestro día a día. En el caso de la ansiedad o el miedo, éstas se encargan de avisarnos y ayudarnos a escapar de posibles peligros que se nos puedan presentar. ¿Cuándo está el problema? Cuando estas emociones están presentes la mayor parte del tiempo y ante situaciones que no existe ningún peligro real. Esto puede implicar que para evitar estas emociones se dejen de hacer otras actividades y empiece a verse afectado nuestro día a día. Si con el tiempo esto no se aprende gestionar o se tiene dificultades, lo habitual es que vaya a más y cada vez la interferencia y la sintomatología vaya a peor.
En este caso, la psicología tiene gran variedad de estrategias y tratamientos para abordar estos problemas con eficacia y se pueda hallar la solución.

Me siento triste desde hace mucho tiempo, cada vez tengo menos ganas de hacer cosas.

La tristeza es una emoción básica que todos en muchos momentos de nuestras vidas la tenemos presente y sobre todo la notamos ante una pérdida de alguien o de algo. Esta emoción es muy adaptativa y nos ayuda a conectar con nosotros mismos e indagar en lo que podemos necesitar si la atendemos. Sin embargo, en muchas personas la tendencia es a evitarla cuando ésta se siente porque resulta desagradable o no está bien vista. ¿Cuándo está el problema? Cuando esta emoción se evita, o aparece en una intensidad, frecuencia o duración alta y larga en el día a día. 
La tristeza prolongada suele ir acompañada de la sensación de no tener ganas de hacer actividades con las que antes se disfrutaba, no tener interés por nada, dificultad para disfrutar y pensamientos desalentadores acerca del presente, el futuro y de lo que nos rodea, así como de uno mismo. 

Siento mucha ira y no sé controlarla.

La ira es otra emoción básica que tiene que ver con la acumulación de emociones en tu interior que se pueden estar desbordando, no identificando bien o no se saben expresar de manera adecuada y que se puede desencadenar por multitud de situaciones.

Tengo dolores de barriga frecuentes, de cabeza, urticaria en la piel y los médicos no encuentran razón médica.

El cuerpo y la mente están conectados, y cómo tal, en muchas ocasiones el dolor emocional suele expresarse a través del cuerpo debido a que se activan circuitos y lugares del cerebro con componente emocional que afectan a ciertas partes del cuerpo, como el dolor de cabeza. 

Me siento bien y creo que es el momento de indagar en qué puedo mejorar o desarrollarme más, es un momento de crecimiento personal.

No necesariamente hay que acudir a un psicólogo ante un problema, sino que éste puede acompañarte en un proceso de crecimiento personal descubriendo nuevas capacidades o habilidades.

Si sientes que estás estancado o estancada, o que el malestar está interfiriendo en tu vida, la ayuda de un profesional puede ser imprescindible. Las situaciones no son estresantes en sí, sino que lo son las interpretaciones que se hagan de ellas y de las propias capacidades para afrontarlas. En Clínica Atenea podemos ayudarte.

Servicios relacionados

Ajuste a crisis vitales

Ajuste a crisis vitales

Adaptarse a una nueva vida puede llevarnos a una crisis. Pero se puede trabajar en ello

Ansiedad

Ansiedad

Es posible vivir con calma y serenidad. Podemos guiarte para que lo logres.

Depresión

Depresión

Volverás a sonreír. Un gran profesional te ayudará a conseguirlo

Insomnio

Insomnio

Recupera un sueño reparador que te permita estar descansado durante el día.

Psicólogo en Palma

Psicólogo en Palma

Descubrimos la manera para elegir la mejor opción para acudir a un psicólogo en Palma

Escríbenos

Pídenos una cita ahora o envianos tus dudas a través del siguiente formulario. Nos pondremos en contacto contigo para confirmarte el horario o para resolver tus consultas.